Tartessos te ha dado su anillo

000_tartesosbien

 

000_tartesosbien

“La pequeña ciudad de Troya llegó a poseer, por obra del gran poeta, uno de los más célebres nombres de la Historia. Tarschisch (Tartessos), en cambio, la primera ciudad comercial y el más antiguo centro cultural de Occidente, después de haber sido destruída por la envidia de los Cartagineses quedó envuelta en las sombras de una tradición desfavorable y cayó en el más profundo olvido. Ello sucedió, primero, en la Antigüedad, porque los Cartagineses, habiendo cerrado el estrecho de Gibraltar, convirtieron el Occidente remoto otra vez en tierra incógnita, hasta el punto de haberse confundido Tartessos con Gades. Volvió a suceder, empero, en la época moderna, primero a causa de un error de Lutero, quien, en su versión de la Biblia, tradujo Tarschisch por “mar”, elimininando así un nombre que el libro sagrado hubiera podido popularizar. Después, Movers, el erudito pero poco crítico historiador de los Fenicios, se esforzó en demostrar que la ciudad de Tartessos no había existido; opinión que fué seguida por la mayor parte de los sabios.

Las investigaciones y excavaciones emprendidas por mí, con auxilio del general A. Lammerer y del profesor O. Jessen, costeadas por el duque de Tarifa, no han logrado descubrir la antigua ciudad, pero sí una colonia romana de época tardía, situada entre las dos desembocaduras del Betis, es decir, allí donde, según la tradición se hallaba Tartessos. […] Y un anillo allí encontrado con una inscripción griega en caracteres arcaicos, procedente de los siglos VII o VI a. de J. C., es decir, de la época de los viajes que hacían los Griegos a Tartessos, permite suponer que la ciudad se hallaba situada en la citada región. […] La investigación arqueológica del reino de Tartessos, que ha sido la región más rica y más culta de la España antigua, constituye la misión más importante de la Arqueología española.

[…] Pero algún día quizá también será encontrada Tartessos. Así Isabel Henderson, profesora de Oxford, me lo profetizó hace años en un hermoso epigrama griego:

 

“Mira, la hermosa Tartessos te ha dado su anillo,

Mientras ella permanece invisible, oculta en la arena;

Pero no lo hace por maldad; tan sólo huye para que tú la busques;

Tienes ya su anillo, y pronto tendrás su tálamo”

 

    (“Tartessos” (segunda edición), Adolf Schulten, 1944)

 

[Desde 2005 a 2008 diversos investigadores del CSIC (Celestino, Villarías, Rodríguez, León) han llevado a cabo una amplia campaña de estudio de la zona de la Marisma de Hinojos, siguiendo la hipótesis de Doñana como ubicación de la ciudad de Tartessos, como propugnaba el historiador y arqueólogo alemán Adolf Schulten (1870-1970). El resultado de dichos estudios y de los sondeos de 2009 todavía no se han hecho públicos.]

Be the first to comment on "Tartessos te ha dado su anillo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*