Trazos

000 LiangKai

000 LiangKai

“En la pura tradición pincelista de la época Song los chinos mostraron cómo podían captarse los rasgos esenciales del espíritu humano vivo. El ejemplo máximo al respecto es el famoso retrato de Li Po [o Li Bai, 701-762, el mayor poeta de la dinastía Tang ] a cargo de Liang Kai [1140-1210, dinastía Song], en el que la figura parece caminar en el aire y la inclinación de la cabeza sugiere una indescriptible vitalidad espiritual. Aunque no se trataba de un retrato contemporáneo, sino del imaginario retrato de un poeta que había vivido cinco siglos atrás, ¡cuán diferente es de los tipos occidentales que representan a Homero o a otros ilustres personajes griegos! Parecen elaboraciones impersonales e intelectualizadas de rasgos personales al lado de las destilaciones inmediatas e intuitivas del espíritu interno del período Song. Así pues, podemos afirmar que en el arte del retrato los chinos adoptaron una vez más una posición intermedia entre dos extremos: la personalidad viviente en su integridad y el más impersonalizado arquetipo ideal.”

(George Rowley: “Principios de la pintura china”. 1947)

 

“Ese equilibrio (gráficamente hablando) se sustenta en el trazo. El zen (referido a la escritura y a la pintura) es la búsqueda del trazo instantáneo e instantáneamente significativo. No otro cosa es el haikú.”

(Jesús Ferrero: “Haikús sobre el chan y el zen”. 1999)

Be the first to comment on "Trazos"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*