Un nuevo Stonehenge junto a Stonehenge

Espectacular es tal vez la palabra más adecuada para definir el descubrimiento que acaba de producirse junto al conocido monumento megalítico de Stonehenge. A solo tres kilómetros de sus restos se ha podido constatar la existencia de otro complejo megalítico, también de forma circular, pero de enormes dimensiones. Son un total de 90 rocas de hasta 4’5 metros de altura y que ocupan un círculo casi completo de 1’5 kilómetros de circunferencia, situado en una depresión natural del terreno y rodeada por un foso de 17 metros de ancho junto al río Avon.

Pero de momento no podemos contemplarlo en toda su grandeza pues sigue oculto bajo tierra, ya que su descubrimiento se ha logrado gracias a un sofisticado radar que ha desvelado los secretos del entorno.
Su cronología se presupone la misma que la del monumento conocido de Stonehenge, es decir en un periodo intermedio entre el final del Neolítico y el inicio de la Edad de los Metales, que en estas latitudes se concreta entre el tercer y el segundo milenio a.C.
Hablamos por tanto de un nuevo cromlech, aunque como hemos dicho de magnitudes colosales y que posiblemente se utilizaría también como complejo ritual, si bien son todavía muchas las dudas que rodean el nuevo descubrimiento, y que no hacen sino ampliar considerablemente las muchas que todavía quedaban sin desvelar del Stonehenge original. De hecho no se sabe por qué el complejo está completamente enterrado, sin que quede ni un solo resto a la vista, lo que dada la cantidad de material empleado resulta cuando menos extraño. Hay quien apunta a que en su momento se procedió a su cubrición intencionada, pero también este extremo queda aún como una hipótesis más sin concretar.
De lo que no cabe duda es que el hallazgo abre una puerta de extraordinarias posibilidades al estudio de este periodo, igualmente incierto, como es el paso de Neolítico al Eneolítico y la Edad de los Metales, especialmente en el norte de Europa donde los monumentos megalíticos son tan numerosos como misteriosos.

Be the first to comment on "Un nuevo Stonehenge junto a Stonehenge"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*