Viernes Santo


El Viernes santo se conmemora la muerte de Cristo en la cruz, aunque también acontecen en ese día otros episodios según los Evangelios: Cristo es detenido y se presenta ante Caifás; posteriormente es llevado ante Pilatos y finalmente ante Herodes. Comienza a partir de entonces la Pasión propiamente dicha, primero la flagelación de Cristo y a continuación la escena del Ecce homo, cuando coronado de espinas comienza la subida al Calvario. Finalmente Cristo es crucificado. Esa misma tarde y después de muerto se produce el Descendimiento de la cruz y la Piedad. Finalmente al caer el día, Cristo es enterrado.

Son muchos episodios así que hemos elegido los más significados. En primer lugar, el Ecce homo de Quentin Metsys (Palazzo Ducale de Venecia. 1526.), un autor cuyo expresionismo alcanza en la obra un nivel superior al habitual, debido al dramatismo de la escena: caras de rasgos muy grandes, gestos teatrales y exagerados, llenos de odio, salvo en la figura de Pilatos que parece en la representación “lavarse las manos”, y la propia de Cristo, resignado como el reo que es.


La crucifixión de Grünewald (Políptico de Isenheim. Musée d’Unterlinden. Colmar. 1515.) es una de las mejores muestras del expresionismo alemán del Renacimiento. El dolor y el padecimiento se traslada crudamente al espectador a través de la imagen de un cuerpo lacerado que parece desgarrarse por el sufrimiento. Véanse los dedos por ejemplo, que semejan astillas miméticamente asimiladas a las formas del tronco de la cruz, igualmente quebrado por el martirio.

 

 

Finalmente, El descendimiento de Van der Weyden (Museo del Prado. 1443) es una de las grandes obras de la Historia del arte. La perfecta interrelación de los personajes, la conmovedora expresión de dolor de todos ellos, pero sobre todo el paralelismo entre Cristo y la Virgen, máxima manifestación del dolor humano, consiguen un efecto expresivo de enorme fuerza. Con todo, si el cuadro nos embelesa es también por sus colores, brillantes, luminosos, únicos e irrepetibles, así como por el trazo detallista e hiperreal, tan característico de los Primitivos flamencos.

Be the first to comment on "Viernes Santo"

Deja un comentario.

Tu dirección de correo no será publicada.


*